Historia del cebú en Costa Rica

La introducción de los primeros animales Bos Indicus a nuestro país se registra en el año de 1911 y según nuestra historia, estos animales, que formaban parte del grupo Mysore, fueron importados por la empresa United Fruit Company, provenientes de Jamaica.

El objetivo era realizar cruzamientos con Bos Taurus para obtener animales de trabajo que utilizarían en las plantaciones bananeras y en la construcción del ferrocarril, ya que para ese entonces era conocida su capacidad de adaptación a condiciones difíciles como altas temperaturas, poca disponibilidad de alimentos y resistencia a enfermedades. Sin embargo, estos F1 resultaron con alto temperamento y bajo potencial lechero, por lo que se inicia su venta entre los pobladores cercanos, quienes los conocían popularmente como “maisol”.

Según datos proporcionados por socios fundadores, el Sr. Fernando Castro  adquiere gran parte de este ganado y en 1924 importa desde Jamaica animales de las razas Guzerat y Nelore, con el objetivo de mejorar la genética de su hato Mysore, el cual constituye la base genética del Bos Indicus de Costa Rica.

En 1934 el Sr. Cruz Rojas Bennett importa desde Houston Texas en Estados Unidos, lo que podemos llamar el primer hato puro “Tipo Brahman” que llegó a Costa Rica.  Estos animales provenían de la firma Sartwelle.  Posteriormente en 1949 el Sr. Castro y el Sr. Wolf, importan de Estados Unidos los primeros ejemplares de las razas Brahman Rojo y, en 1960, el primer lote de vaquillas puras indubrasil. 

Sin embargo, la primera importación de ejemplares puros de la raza Brahman se realiza en 1954, cuando el Gobierno de la República, en conjunto con el Sr. Orlich y la Cámara de Ganaderos de Guanacaste, importan desde Estados Unidos 100 toros inscritos en ABBA, los cuales se distribuyen en todo el territorio nacional.

Para 1975 el Sr. Víctor Julio Niño importa desde Houston, Texas el primer toro puro de la raza Gyr de nombre “Apolo 303/3”;  y en 1976 los hermanos Wolf importan desde Jamaica, antiguo centro inglés de mejoramiento animal, un hato de 20 machos y 80 hembras, todos puros de la raza Hariana, pertenecientes a TullockFarms.

A través de la historia y en la actualidad han sido muchos los esfuerzos por parte de criadores costarricenses, amantes de la ganadería de carne, por mantenerse en la actividad e innovar día con día, con el objetivo de hacer más rentable esta actividad.

Creación del Registro Genealógico

En el mes de agosto de 1946 se funda el Registro Genealógico de todas las Razas, por parte de la Secretaría de Agricultura (Ministerio de Agricultura y Ganadería, también llamado M.A.G.). Sin embargo desde abril de 1929, se llevaban los registros de algunos hatos puros de razas europeas.

Es hasta 1955, que se registran los primeros cebuínos importados, aunque se sabe que las primeras importaciones de ganado cebú puro, comenzaron desde 1925. Nuestros ganaderos no estaban familiarizados con el uso y necesidad de un registro genealógico y ya en 1946 comienza la formulación de los reglamentos iniciales para todo lo referente al control de cebuínos.

Es importante destacar que en todos los años anteriores a 1981, el ganado Cebuíno se registraba indistintamente como “Cebú”, solo algunos pocos criadores de Brahman típico registraban como Brahman. Fue a partir de 1981 que el registro de las razas se divide en: Gyr, Indubrasil, Nelore, Zardo Negro, Guzerat, etc.

En 1960, La ABBA envía a Centro América, comenzando por Costa Rica, una comisión técnica para iniciar la identificación e inscripción de los hatos de “Vacas Fundación”. Esto se hacía a través de una minuciosa evaluación, siendo todo producto de “Vacas Fundación” con toros puros de origen, registrados automáticamente como “Puros por Pedigrí”. Esta operación tomó fuerza de 1963 a 1969, cuando se clausura.

Curiosamente, la primera vaca Cebú Centroamericana, declarada como “Fundación” fue “La Gladiola” (1963), propiedad de la familia Wolf  deCosta Rica.

Desde su fundación, Asocebú y el Registro Genealógico del Gobierno, han caminado de la mano, en pro del mejoramiento del cebú nacional.

Inicios de ferias Ganaderas

Como dato curioso, en 1908 bajo el nombre de “Feria Ganadera”, se realizó la primera exposición del país, en la “Hacienda La Inocencia”.

La segunda exposición fue en 1909, y la tercera en 1911. Todas ellas auspiciadas por la entonces llamada Sociedad Nacional de Agricultura.

En 1930, se efectúa la 1era. Gran Exposición Nacional de Ganadería, en el Campo Ayala de la Ciudad de Cartago.

Para 1962 nacen las Exposiciones Pecuarias del Istmo Centroamericano (Expica), la cual rotaría de país en país una vez al año. Hasta hoy se han realizado XXV Expicas, sirviendo de gran ayuda al permitir el intercambio de ideas y conceptos técnicos entre los ganaderos del área.  Es bueno remembrar que en 1977, Costa Rica fue la sede de la COMCEBU y CIAGA.

En Costa Rica se realiza anualmente la Exposición Nacional de Ganado Cebú y tres ferias regionales en diferentes sectores del país; dos de ellas tienen la posibilidad de ser internacionales. Esto permite la asistencia de países hermanos como Guatemala, Nicaragua y Panamá, lo que aumenta el nivel de competencia durante el juzgamiento.

Además, la asistencia de jueces internacionales permite a nuestros criadores evaluar de una manera positiva su trabajo, con el objetivo común de la mejora continua de las razas.   Generalmente en Costa Rica se realiza juzgamiento de las razas Brahman, Nelore y Gyr.

Bondades del Cebú

En el trópico, la producción, tanto de carne como de leche, se ve limitada por condiciones ambientales adversas donde predominan altas temperaturas (que sobrepasan en algunos casos los 30°C) acompañadas de alta humedad, así como períodos de sequía o fuertes lluvias. Sumado a esto, se cuenta con baja disponibilidad y calidad de alimento, donde los forrajes se caracterizan por poseer altos contenidos de fibra y un bajo aporte proteico y energético.

Estas condiciones de temperatura y humedad, favorecen la presencia de ectoparásitos como las garrapatas y moscas, creando un ambiente difícil para la producción bovina. Es ahí donde las bondades del Cebú permiten adaptarse al medio y conseguir un máximo aprovechamiento de los recursos disponibles, aumentando los niveles de producción y rentabilidad de la actividad, aún en estas condiciones.

Todas estas bondades son el resultado de una serie de mecanismos adaptativos producto de la selección natural de las razas Bos Indicus, provenientes de la India, donde los organismos mejor adaptados tuvieron la posibilidad de sobrevivir y reproducirse, trasmitiendo estos genes de una generación a otra. Según especialistas, el resultado de esta adaptación son los llamados mecanismos o características morfológicas y fisiológicas propias del cebú.
Dentro de estos mecanismos de adaptación de los Bos Indicus al trópico, se pueden citar:

  • Tolerancia a altas temperaturas
  • Capacidad de reducir la producción de calor interno
  • Tipo de conformación corporal o de superficie
  • Tipo de piel y pigmentación
  • Tipo de pelo
  • Capacidad de aprovechamiento de forrajes fibrosos
  • Resistencia a parásitos y enfermedades.